LAS MEJORES PAREJAS DE VITAMINAS Y MINERALES

Las mejores parejas de vitaminas y minerales

El otoño ha llegado y ya ha desplazado los últimos retazos del verano. Los días se vuelven más cortos, el cielo se nubla más a menudo, las lluvias no han tardado en aparecer y, por consiguiente, llegan el frío y la humedad típicos de esta época del año.

Reforzar nuestras defensas con una buena alimentación es clave para prevenir resfriados con estos cambios de temperatura, y conseguir que lo que comamos combine bien para obtener lo mejor de los nutrientes es igual de importante. Y es que debemos estar pendientes de dar a nuestro cuerpo una alimentación sana y variada, con especial atención a los elementos necesarios para el correcto funcionamiento del organismo, como son las vitaminas (A, B, C, D, E y K) y los minerales (hierro, calcio, fósforo, selenio…).

La gran protagonista de esta época, la Vitamina C.  Sí, en otoño es imprescindible armarnos de esta gran aliada para las defensas. Es un potente antioxidante, que además contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario. No es de extrañar que ahora en otoño se aconseje tomar en zumos de naranja o en complementos alimenticios, para reforzar nuestras defensas y prevenir los resfriados.

La vitamina C, además, es parte importante en el proceso de la reparación de los tejidos del cuerpo, ayudando a la formación de colágeno.

Para saber dónde puedes encontrar esta potente aliada recuerda esto: “C de Cítricos”,  la puedes localizar en el limón, la naranja, la mandarina, el pomelo o en otras frutas como el kiwi o el mango. También está presente en pimientos, berros, acelgas y espinacas.

Beber infusión de equinácea con limón o tomar a media mañana miel con propóleo y una naranja, son alternativas muy efectivas y sanas de consumir Vitamina C

¿Y sabías que hay vitaminas que ayudan a la correcta absorción de ciertos minerales? Y es que, la naturaleza está llena de sinergias, ya que un equilibrio en nuestra alimentación, además de ser una necesidad es la mejor forma de mantenernos sanos. Vamos a conocer algunas de las combinaciones más saludables que te ayudarán a aprovechar todos los nutrientes de tus platos.

Vitaminas + Hierro

El hierro es un mineral muy importante, necesitamos hierro para producir hemoglobina y mioglobina, para así transportar el oxígeno por nuestro organismo.  Una falta de hierro nos lleva a la muy nombrada anemia. Entre los principales alimentos con hierro encontramos: las carnes rojas (ternera, buey…) mariscos con concha (mejillones, berberechos…) y en legumbres como las lentejas y garbanzos, entre otros.

El hierro consumido con vitamina C, hace que se absorba mejor. Sí, esta vitamina es una gran compañera y ayudante del hierro. Por eso, es bueno después de comer un plato de lentejas o de carne roja, tomarnos de postre una naranja. O también, otra opción deliciosa: mariscos de concha como los mejillones, aliñados con limón recién exprimido.

A la pareja vitamina C + hierro se puede unir la vitamina A, ya que esta vitamina contribuye a la metabolización de hierro y a repartirlo por el organismo. Podemos encontrarla en la carne vacuna, de aves, en zanahorias, calabacín, verduras verdes, etc…

Ojo, también debemos prestar especial atención a ciertos alimentos como la leche, el vino, el café o el té, pues son alimentos inhibidores de la absorción del hierro y al tomarlos en la misma comida la absorción de este mineral no será completamente efectiva.

Vitamina D + Calcio

Sí, hablamos de la vitamina D, y seguro que ya lo sabes, la “vitamina del sol”; nuestro cuerpo cuando se expone al astro rey sintetiza esta vitamina tan importante. Pero también debemos tener precaución, ya que tomar demasiado sol puede ser también perjudicial para nuestra salud. Pero contamos con maneras de obtenerla a través de alimentos como yemas de huevo y pescados azules como el atún, caballa o sardina.

La vitamina D es fundamental para ayudar al cuerpo a absorber y regular el calcio, uno de los minerales esenciales para la formación normal de los huesos. La falta de vitamina D nos lleva tanto a la osteoporosis en adultos como al raquitismo en niños.

Los alimentos que contienen mayores niveles de calcio son, por supuesto, la leche y sus derivados, y los cereales, crustáceos y frutos secos como almendras y pistachos entre otros.

También debemos tener en cuenta que la absorción del calcio es variable y que existen alimentos que la dificultan si se consumen en la misma comida, como el café, té y las bebidas energéticas.

Con estos conocimientos, nos parece una buena opción combinar en una ensalada de caballa o atún fresco (alimentos con Vitamina D) unos taquitos de distintos tipos de queso y frutos secos. ¿Y qué tal si merendamos un yogurt natural con nueces?

Y también a esta pareja de vitamina D + calcio se puede añadir otra amiga. Hablamos de la aún desconocida vitamina K2, que ayuda al mantenimiento de los huesos.

Ahora que conoces las parejas de vitaminas y minerales, tienes múltiples opciones para preparar platos deliciosos y nutritivos, y aprovechar al máximo las propiedades que te ofrecen los alimentos. ¿Se te ocurren más recetas?

Y también recuerda que hay combinaciones que tienen el efecto contrario, aunque no hay que dramatizar con ellas.  La cuestión es lograr un equilibrio y llevar un consumo ocasional de estas mezclas.