Un estilo de vida saludable

Un estilo de vida saludable

Está muy de moda la expresión “vida saludable”. Solemos decir que “Mantenemos una vida saludable” o “Llevamos un estilo de vida saludable”. Pero, ¿qué significado tiene?

Todo comenzó con una campaña, hace unos años, promovida por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en aras a combatir en unos casos, y /o prevenir en otros, enfermedades como el colesterol, disminuir el azúcar en sangre, la obesidad, un sistema cardiovascular sano, etc.

Lo cierto es que está dando buenos frutos, y cada vez se apuntan más a esta práctica los jóvenes y no tan jóvenes, a hacer ejercicio físico, una dieta sana, y al menor consumo de tabaco y alcohol.

Una vida saludable consiste en tener en equilibrio todas las posibles variables que afectan a nuestro organismo para obtener como resultado una mejor salud, y una mejor calidad de vida; tener alimentación sana y equilibrada, cuidar la higiene, la salud bucal, practicar ejercicio físico, etc.

Pero quizás sea el momento de darle una vuelta más a este concepto, y para mantener una mejor calidad de vida tengamos que incluir actividades en otras facetas como la intelectual, ya que el desarrollo de la mente ayuda mucho al sistema psicológico, por ejemplo, desarrollar la creatividad, hacer de la curiosidad un hobby.

Promover y mantener las relaciones humanas, cultivar los amigos, una cena, un cine, una buena conversación te ayudan a combatir el estrés, y a tener un envejecimiento saludable. El aislamiento social puede llevar a un deterioro gradual e irreversible de las capacidades físicas y mentales.

Y por último olvidarse de la cultura del consumo desmedido, mantener una vida más sencilla y libre de la que pretende imponernos la sociedad, el marketing y los lobbies. Consumir lo esencial sin crear necesidades superfluas nos evita irascibilidad, ansiedad, porque trabajar más para consumir más nos hace entrar en un círculo vicioso y no nos llena de felicidad sino de insatisfacción.
Tener armonía a la hora de distribuir el tiempo entre todas estas variables te hará estar mejor contigo mismo y ayuda a tu bienestar.

Te dejamos 7 tips para hacer todos los días del mes hasta incluirlos en tu rutina diaria:
1. Levántate y regálate un desayuno equilibrado con omegas, minerales y vitaminas.
2. Sé coherente en el trabajo, planifica y trabaja con responsabilidad, eficacia y eficiencia, pero que no ocupe más tiempo de lo necesario.
3. Haz todos los días un poco de ejercicio físico y cada día que pase añádele un pequeño esfuerzo más.
4. Mantén una conversación con tu amig@, con tu familia. Llama o queda con ellos para hacer cualquier actividad.
5. Investiga sobre un tema que te guste y procura retener la información y la documentación.
6. Una ducha por la noche te ayudará a bajar la intensidad de la actividad diaria, a relajarte y prepararte para dormir.
7. Una hora antes de irte a la cama apaga el móvil, la tablet y relaja tu mente, es el momento más espiritual.