¿Trabajas ahora en verano?

¿trabajas ahora en veano?

Es habitual asociar la palabra >>verano<< a >>vacaciones<<. Y así lo es para los más pequeños, pero la realidad es que no siempre se pueden disfrutar de unas merecidas vacaciones durante esta temporada. Las obligaciones y el exceso de trabajo también se dan en verano, sobre todo para aquellos trabajos dedicados al sector de servicios turísticos. Y es inevitable que, con las elevadas temperaturas y la falta de descanso, nos encontremos cansados tanto a nivel físico como mental.

 

Son muchos los avisos que denotan que padecemos de cansancio por exceso de trabajo. Tener irritabilidad, debilidad generalizada e incluso somnolencia son claros síntomas de que nuestro cuerpo está atravesando por una dura etapa en la que le estamos exigiendo más de lo que puede dar.  También es de suma importancia saber diferenciar el tipo de cansancio que estamos padeciendo. No es lo mismo sufrir de cansancio mental, en el que tendremos que tener en cuenta diferentes factores emocionales, que un cansancio momentáneo o transitorio que puede coincidir, por ejemplo, con una actividad física.

 

No podemos olvidar que los alimentos son nuestra principal fuente de energía, por lo cual, durante este periodo de cansancio excepcional, tenemos que prestar más atención y cuidado a nuestra alimentación. La fruta posee un alto contenido en hidratos de carbono simples, como azúcares, de rápida absorción por parte de nuestro cuerpo, además la mayoría de la fruta es muy rica en agua (sandía, melón, cerezas…), también necesaria en esta estación. Ahora en verano (con el exceso de calor), es recomendable tomar una pieza de fruta a media mañana. Y aunque ahora en verano lo que menos apetece es un plato de legumbres, existen alternativas de recetas en frío (ensaladas) a las que se puede incorporar legumbres como los garbanzos, alubias o lentejas. Estas son una buena fuente de energía, poseen un alto contenido de hidratos de carbono complejos de absorción lenta y de fibra, lo que ayudará a nuestro organismo a mantener los niveles de energía.

 

En Ceregumil, para afrontar este cansancio se nos ocurren diversas formas de poder darle solución, ya que contamos con diversos productos que te pueden ayudar a paliar los efectos del exceso de trabajo:

 

#1. Jalea Real

La Jalea Real es segregada por las abejas obreras y sirven para alimentar a las larvas al principio de su vida. Sin embargo, la abeja reina siempre es alimentada con esta sustancia. Es una masa espesa, gelatinosa y ligeramente ácida.

La Jalea real cuenta con un buen balance nutricional, ya que en su composición podemos encontrar agua, azúcares, proteínas, colágeno, lecitina, vitaminas del grupo B, vitamina E, ácido fólico, vitamina A y minerales. Es recomendable tomarla a largo plazo.

Ceregumil Jalea Real 500, ya sea en cápsulas o en solución oral, y Ceregumil Omega 3 DHA contienen jalea real.

 

#2. Ginseng

El ginseng es una fuente de energía extra y proporciona un mayor vigor. La raíz de ginseng es utilizada desde siempre en el sudeste asiático, principalmente en China y Corea. La tradición asiática le atribuye como propiedad más notable la de ser un adaptógeno, que ayuda al organismo a mantener el equilibrio en periodos de estrés y cansancio. Con él, podemos mejorar nuestra resistencia tanto física como mental. De esta forma, el ginseng se puede emplear como toma individual en un momento concreto de cansancio o en periodos para mejorar el agotamiento general.

Ceregumil Ginseng contiene extracto de Panax ginseng.

 

#3. Ceregumil Original.

Ceregumil original, complemento energético de origen natural, con extractos de cereales, y legumbres, enriquecido con miel y azúcar blanco de caña además del aporte de vitaminas como B1 y B6 que te ayudarán a gestionar la energía y a disminuir el cansancio y la fatiga.

 

Para saber más información, te recomendamos que consultes con un experto de la salud cualquier duda o pregunta que puedan surgirte alrededor de este tema. Lo importante es que, da igual en la época en la que te encuentres, le pongas remedio al cansancio general. ¿Empezamos el día sintiéndonos bien?